Bomberos Voluntarios de la zona: testimonios de lo vivido en Bahía

Bomberos Voluntarios de la zona: testimonios de lo vivido en Bahía

La actuación de los Bomberos Voluntarios de nuestra región fue clave para atender la urgencia de una ciudad envuelta en destrozos materiales, sin energía eléctrica en la gran mayoría de los hogares, conmovida por las pérdidas humanas y con demasiados frentes por atender luego de paso del temporal del pasado sábado 16.

Los testimonios de algunos de los servidores que estuvieron presentes en Bahía Banca convocados por la Federación que los nuclea son conmovedores no solo porque estuvieron una semana alternándose para realizar las tareas prioritarias sino porque les tocó vivir de cerca el sufrimiento de la gente.

El temporal que se llevó la vida de 13 personas, que hasta el momento es el número de fallecidos confirmados por el derrumbe que se produjo en el Club Bahiense del Norte, también puso en jaque a otros clubes, escuelas, viviendas particulares, parques, plazas. Hubo gente herida y otra que se quedó sin nada.

Bomberos de Saavedra en acción.

Claudio González, Jefe del cuerpo Activo de Saavedra comentó su experiencia.

“A medida que íbamos ingresando a Bahía veíamos cada vez más destrozos: más árboles caídos, autos debajo de los árboles, techos volados, de todo. La imagen era dantesca, algo que se ve solo en las películas”, dijo.

“Una cosa era verlo por fotos y otra cosa totalmente distinta fue haberlo vivido. Fue algo muy impactante”, mencionó.

El cuerpo de Saavedra fue convocado para colaborar en el recupero de la ciudad el día posterior a la catástrofe.

La comitiva de voluntarios de Saavedra.

“Cuando nos informaron que las cosas estaban muy complicadas no tomamos la dimensión de lo que había pasado porque no estamos acostumbrados a fenómenos de semejante magnitud”, dijo.

En un primer momento enviaron una dotación con un móvil y cinco bomberos con motosierras y actuaron en una zona relativamente céntrica comprendida entre Vieytes y 9 de julio.

“Fuimos limpiando la calle y lo que podíamos de la vereda para reactivar la circulación. Se necesitaba que al menos pudieran pasar los vehículos de emergencia y los de servicios”, contó.

Bomberos de Saavedra registraron imágenes de la magnitud del impacto.

Además de los bomberos de Saavedra llegaron dotaciones desde Guaminí, Espartillar, Tornquist, Chasicó, Villa Ventana y Sierra de la Ventana, Puan, Darregueira, Bordenave, 17 de agosto, Felipe Solá, Villa Iris, Dorrego, Monte Hermoso, Punta Alta, Médanos, Ascasubi, Pedro Luro, Villalonga, Stroeder y Patagones. El intendente Federico Susbielles les agradeció su ayuda públicamente y reconoció su valor.

 “Fueron días de mucho trabajo y de ver mucho sufrimiento. Nos queda el agradecimiento de la gente que nos daba lo poco que tenía. Muchos estaban sin energía eléctrica y algunos sin agua y se acercaban a cebarnos un mate o a traer comida. Esas son las cosas que nos reconfortan”, expresó.

Bomberos de Saavedra: muchas gracias.

Por su parte, Cintia Peña, bombera de Stroeder y jefa del Cuerpo Activo comentó que si bien la noche de la tormenta los voluntarios estaban atentos por el alerta naranja extendido, en su caso, cobró dimensión de la magnitud del temporal casi al mismo tiempo en que estaba ocurriendo porque empezó a recibir imágenes y audios de familiares que viven en Bahía.

“Recibí una foto de mi cuñada con su pareja que estaban encerrados en el baño porque se les había volado el techo. Mi otra cuñada envió un audio contando que bastante gente había ido a su casa a buscar ayuda”, contó.

Comitiva con dos bomberos de Patagones (izq) y dos de Stroeder.

Al confirmar, a través del grupo familiar, que la situación era grave empezó a tomar medidas de prevención en el pueblo.

“El domingo ya teníamos bastante información. Veíamos videos en Facebook y recibíamos audios de familiares. Hay mucha gente de Stroeder que migró en su juventud a Bahía Blanca para buscar un futuro, formó su familia y se quedó”, contó.

“Entonces quedamos a la espera de si convocaban a la zona. Nos había llegado información trágica del derrumbe del club y el número de víctimas. Estábamos acá, con el trago amargo y las ganas de ayudar pero esperábamos la orden. Nos tira la sangre y somos voluntarios”, dijo.

Voluntarios y voluntarias de Stroeder de la segunda dotación que llegó a ayudar.

Asimismo señaló que sus compañeros estuvieron “al pie del cañón” desde el primer momento y que no paraban de escribirle para ofrecerse a viajar y ayudar.

Lo largo de la semana aportaron dos dotaciones, en una fueron dos bomberos de Stroeder con dos de Patagones, que tenían motosierras y días después salió otra dotación con dos mujeres y dos hombres.

Además de actuar durante las horas posteriores al siniestro el cuartel de Stroeder impulsó junto con el Club San Lorenzo y una radio local una campaña para juntar ropa que se donó a dos clubes y al Centro de Scout de General Cerri donde había evacuados.

“El desastre que encontraron fue mucho mayor de lo que habían imaginado. En cada comunicación nos  decían que estaba todo detonado. Que no podíamos imaginar lo que era”, expresó.

Heber Hurst, Jefe de Bomberos de Monte Hermoso y subjefe de Operaciones de la Federación Centro Sur comentó que los bomberos de su cuartel trabajaron de lunes a sábado. 

“Nos encontramos con una Bahía Blanca detonada, no tengo uso de razón de haber visto algo así. En Monte tuvimos algo parecido en 2000 o 2001, donde un temporal tiró arboles grandes. En Bahía tiró árboles muy añejos, eso habla de que nunca sufrieron un temporal así”, reflexionó.

“Esto la agarró desprevenida a Bahía y con los días se fue acomodando para atender esta emergencia. En Bomberos tenemos esa preparación. Estamos acostumbrados a tener eventos. Quizás en menor escala pero existen", añadió.

Los primeros días de trabajo fueron en la cancha de Olimpo y luego se dividieron en dos grupos, a uno le tocó el barrio Palihue y a otro el barrio Villa Nocito.

“Todos los días salíamos a las 6.30 de la mañana de Monte Hermoso y regresábamos a las 21.30. Íbamos entre tres o cuatro bomberos por día. El director de operaciones nos asignaba una zona de trabajo. Nosotros estamos nucleados en la Federación Centro Sur en conjunto con otros cuarteles”, dijo.

“Teníamos que limpiar veredas y calles. Siempre quitando árboles y ramas para que los servicios pudieran entrar a reparar. Era nuestro objetivo y la tarea asignada”, explicó.

El intendente Federico Susbielles, por su parte, utilizó sus redes sociales para agradecerles y felicitarlos por su compromiso en la tarea de reparar destrozos y fortalecer los mecanismos de apoyo a personas afectadas.

"Trabajaron sin descanso durante toda la semana para ayudar a nuestras familias. Su compromiso y sus valores emocionan y convocan a pensar en un futuro mejor. Bahía será su casa para siempre", concluyó en una emotiva despedida.

 

fuente: La Nueva