Abren los salones infantiles en Bahía

Abren los salones infantiles en Bahía

Ignacio Gary, representante de los salones de fiestas infantiles en Bahía Blanca, confirmó en diálogo con La Nueva. que el rubro retoma hoy la actividad a pesar de la permanencia de la ciudad en fase 2.

"Estamos de acuerdo en una fase 1 estricta durante 15 días, que sería lo ideal, pero en una fase 2 mentirosa, con una canilla prácticamente abierta en el 90 % de las cosas, no tiene mucho sentido que nosotros que trabajamos con los chicos, que no tienen riesgo, estemos cerrados, cuando todos los adultos estamos dando vueltas por todos lados", planteó.

Gary indicó que a pesar del cierre que mantuvieron "las fiestas se siguieron haciendo; nosotros tuvimos 22 reservas en mayo y 18 las terminaron haciendo en sus casas, con chicos, con grandes, sin ningún tipo de control ni protocolos que nosotros tenemos a favor".

Aseguró que "si las fiestas las hacemos nosotros son mucho más seguras, con uso de barbijo, control de temperatura, limpieza, límite de capacidad", entre otras medidas.

El representante de la actividad contó que vienen dialogando permanentemente con el Municipio, que fue el que les permitió trabajar en fase 3: "Ahora les enviamos un mensaje y estamos esperando una respuesta lo más urgente posible porque la idea no es trabajar ilegalmente, aunque llegado el caso lo vamos a hacer porque no aguantamos más".

"En un año y medio pudimos trabajar dos meses, somos los más golpeados. Con mucho sacrificio pusimos nuestro granito de arena y estamos contentos de haberlo hecho porque realmente creemos que por nuestro sacrificio se salvaron vidas, pero en este momento no tiene mayor sentido cuando todo el mundo hace sus actividades sociales", insistió.

Gary remarcó que la decisión "no es un capricho, tiene fundamento y lógica: estamos dejando que las personas mayores vayan a las piletas, que se junten y no dejamos juntarse a los chicos, no tiene sentido porque los que somos de riesgo damos vueltas por todos lados. Estamos encerrando a los de menos riesgo, no les estamos dando educación, no los dejamos festejar sus cumpleaños, no los dejamos estar juntos".

Indicó que en Bahía hay entre 40 y 50 casitas de fiestas, cuyos dueños "somos los más perjudicados porque los derivados, como los que sacan fotos o hacen tortas, están trabajando en mayor o menor medida porque las fiestas se hacen igual".

"Esas fiestas infantiles clandestinas en las casas se evitan con una cuarentena más inteligente, que implica dejarnos trabajar a nosotros, que lo hacemos con una capacidad limitada, respetando horarios y con todas las medidas de cuidado", cerró.

 

fuente: La Nueva