Vacaciones de invierno: los fantasmas de 2020 vuelven a la comarca serrana

Vacaciones de invierno: los fantasmas de 2020 vuelven a la comarca serrana

El fantasma del crudo invierno de 2020 vuelve a sobrevolar la Comarca Serrana de Tornquist. Los protocolos para la actividad turística están vigentes y el sector ha demostrado que en materia de cuidados y prevención está a la altura de lo que exige la pandemia, pero por otro lado las curvas de contagios y muertes no bajan, cada vez hay más temor en la población y en torno a la temporada invernal sólo hay incertidumbre.

“La expectativa es tener vacaciones de invierno, pero lo vemos cada día más difícil”, confió a La Nueva. el presidente de la Asociación para el Desarrollo Turístico de la Comarca Sierras de la Ventana.

“Ojalá que no sea como el año pasado, cuando estuvo todo parado; ojalá que podamos trabajar”, añadió.

El invierno pasado fue el más difícil que recuerden los prestadores turísticos de la comarca serrana. Los protocolos aún no existían e imperaba la idea de que, blindando los municipios, el virus tardaría en ingresar. Como resultado de ello no pudieron abrir comercios ni alojamientos, se perdieron valiosos ingresos y miles de puestos de trabajo. 

“Las familias que demandan asistencia social pasaron de 300 a 1.500”, señaló en aquel momento el intendente Sergio Bordoni para graficar la magnitud de la crisis que desató el cierre de la actividad turística.

Con la llegada de los protocolos y la habilitación de la temporada de verano todo cambió. Pese a que enero y febrero no suelen ser meses de intenso trabajo, la comarca registró niveles de alojamiento similares a los de invierno y cambió por completo el ánimo del sector. 

“Desde diciembre a abril inclusive se trabajó bastante bien. Claro que no alcanzó a compensar el parate del invierno, pero pensábamos que poco a poco, con los protocolos en vigencia, íbamos a poder recuperar terreno. Luego vino esta segunda ola, y ahora todo es incertidumbre”, refirió Canle.

El primer indicio de que la situación volvió a complicarse fue la decisión del gobierno nacional de suspender el feriado extralargo del 25 de mayo. Algunos alojamientos de la comarca tenían reservado hasta el 80% de sus plazas disponibles, las cuales se cayeron de inmediato.

El segundo golpe llegó casi de inmediato: el retroceso del distrito de Tornquist a Fase 2, con restricciones que afectan en gran medida al sector gastronómico, sobre todo después de las 20.

“La gente nos consulta al respecto, nos llama, pero hoy lo único que tenemos en relación con las vacaciones de invierno es incertidumbre. No hay certezas de nada, ni siquiera sobre cómo van a transcurrir los fines de semana largo ”, refirió Micaela Costas, de la Cámara de Comercio, Turismo e Industria de Sierra de la Ventana, Villa Ventana y Saldungaray.

 Tanto la directiva como Canle coincidieron en que hoy los prestadores “no saben qué hacer”, por lo cual necesitan definiciones.

“El sector se preparó, se capacitó, invirtió en procotolos y sanitización, y ya demostró que puede trabajar sin provocar ni un solo contagio. Es decir, estamos listos. Sólo dependemos de una decisión oficial: si hay o no turismo este invierno”, remarcó Costas.

La dirigente señaló que “lo lógico sería que haya temporada de invierno”.

“Un turismo controlado, en modo burbuja y tal vez con algunas limitaciones, es perfectamente posible. De otra forma no tendremos ingresos, y la situación se hará insostenible”, advirtió.

Canle remarcó que los turistas se cuidan incluso más que los prestadores, y remarcó que la comarca ofrece “la mayoría de sus actividades al aire libre”.

“No hay una sola estadística que diga que aquí hubo contagios por un mal manejo de protocolos turísticos. Necesitamos que la Provincia y la Nación tengan en cuenta esto y nos deje trabajar”, subrayó. 

El Hotel Provincial, símbolo del turismo local, está cerrado

La empresa de capitales italianos que explota el Hotel Provincial de Sierra de la Ventana tomó la decisión de cerrar el establecimiento, un emblema del turismo serrano. La medida en principio es por un mes, aunque no se descarta que pueda extenderse.

“Veníamos aguantando, pero en abril y mayo bajó mucho la afluencia y luego llegaron las restricciones y el confinamiento, por lo que se dispuso el cierre temporal. El mantenimiento del hotel tiene un costo muy elevado como para tenerlo abierto sin pasajeros”, explicó Martín Olhaberry, gerente del hotel concesionado por la firma Recorriendo el Sur SA, del Grupo Paoletti.

Durante el cierre el hotel abonará el 75% del salario a sus trabajadores estables, que son unos 20, según se acordó con el ministerio de Trabajo y el gremio que los representa. 

“Iremos viendo la situación mes a mes. Si tenemos vacaciones de invierno, en un mes estaremos abiertos, pero la verdad es que hoy, con el nivel de contagios y el ritmo actual de vacunación, el panorama se ve difícil de aquí a 30 o 45 días”, dijo Olhaberry. 

El directivo mencionó que el hotel sufrió un duro golpe en la semana previa al feriado extra-largo del 25 de mayo, lo que obligó a replantear la situación. 

“Para ese fin de semana largo teníamos el hotel reservado al 80%, pero se suspendió el feriado y al día siguiente se cayeron todas las reservas”, refirió.

“La gente tiene temor y está eligiendo quedarse en su casa. Volvimos al mismo temor que había en marzo 2020. Encima estamos en fase 2, así que casi nada puede quedar abierto y lo que es turismo de aventura está todo cerrado. Tendría que darse un milagro para tener vacaciones de invierno en este contexto”, subrayó. 

Olhaberry dijo que por ahora no tienen consultas de ningún tipo. 

“Creemos que hasta fines de junio la gente ni va a pensar en las vacaciones. Recién ahí se pondrán a evaluar, por lo cual sería ideal que para ese entonces haya alguna definición”, enfatizó.

 

fuente: La Nueva