Escocia es un destino ideal para recorrer paisajes fantásticos

Escocia es un destino ideal para recorrer paisajes fantásticos

Visitar algunos lugares del mundo es a veces una especie de viaje en el tiempo. Recorrer ciudades que combinan lo actual con ese pasado que tanto atrae. Un ejemplo de ello es Escocia, uno de los países que integran el Reino Unido, donde existen muchos rincones de tipo medieval, que se combinan con hermosos paisajes naturales.

Hay muchas experiencias para vivir en Escocia relacionadas con la cultura, la historia y la gastronomía. El turista puede llegar a varios puntos donde ponerse en contacto con los principales atractivos como el pueblo de Inverness, en la zona de las Tierras Altas (Highlands).

“Es un pueblo soñado. Los que han visto la serie Outlander, saben de lo que estoy hablando. Estos medios pueblitos chiquititos entre mezcla de medieval con el encanto británico. Es una cosa muy linda”, aseguró Gabriel Melatni, director de la agencia Melatini Turismo, en un contacto desde el sitio para el programa Amo Viajar.

Foto: adonde-y-cuando.es

El agente de viajes detalla que la visita a Escocia se puede separar en lo que es las Tierras Bajas (Lowlands), donde está Edimburgo y Glasgow, los dos grandes centros culturales, y “después que uno se empieza a ir para el norte entra en lo que es lo verdadero de la Escocia”.

La forma más común de llegar es primero a Londres y luego hacia el norte por tierra. Escocia cuenta con aeropuertos que reciben vuelos europeos, pero no hay uno transcontinental directo.

“Es un país que da para todo. Tiene una cultura fantástica, tiene naturaleza, tiene fiordos, tiene lagos, por supuesto la famosa historia del monstruo del Lago Ness. Tiene la cultura del whiskey. El escocés con el argentino tiene un lazo, parece que es un chiste, pero tiene un lazo bastante agradable. El inglés es una persona mucho más distante y el escocés es mucho más de la fiesta, de pasarla bien y nos llevamos mucho mejor”, comentó Melatini.

Escocia es el lugar ideal para hacer un recorrido exclusivo para conocer mejor el whiskey.” Si uno específicamente quiere venir a conocer destilerías, hay 125 destilerías de renombre internacional, donde podés ir haciendo degustaciones”, explicó.

Foto: Sobre Escocia

“Se puede venir a partir de junio, julio y agosto. No se puede en otra época. Ahora amanece muy temprano, atardece muy tarde. Háganse una idea que por la altura el resto del año hay un clima muy muy adverso, lluvia constante”, relató el experto sobre el mejor momento para visitar. Destacó que agosto es un momento ideal, pues están todas las festividades de verano: “Mucha gente en la calle, artistas, fuegos artificiales, Edimburgo, por ejemplo explota de cosas muy bonitas”.

Edimburgo es otra de las ciudades que atrae el interés de los turistas. Una pequeña urbe con unos 400.000 habitantes, muy fácil de recorrer. “Tiene una parte nueva que se llama Princess Street (La calle de a Princesa) y frente a esa calle tenemos lo que es el casco antiguo y la famosísima Royal Mile, que comunica el castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse, que utiliza la corona británica cada vez que viene a la reina a Escocia”, detalló Melatini.

Los alojamientos más económicos se consiguen en lugares que no sean las ciudades como Edimburgo y en comparación con Londres, tienen a ser hasta 20% más baratos. El agente de viajes especificó que “si se va a un supermercado una comida sencilla cuesta cinco libras (unos 6 dólares) una completa con un plato principal de pasta, una hamburguesa o pizza cuesta entre 10 y 12 libras (unos 12 a 15 dólares). Salir a comer a un restaurante cuesta unas 20 libras (cerca de 25 dólares)”.

Foto: igua.es

Hay también actividades sin costo como las visitas a los museos y por supuesto los agradables paseos a pie, en pueblos o ciudades que no son muy grandes.

Por lo general, el recorrido que se hace abarca puntos de todo el Reino Unido. Explicó Melatin que se visita Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, en un paquete de 18 noches.

Una de las experiencias más llamativas, por ejemplo de Escocia, es ver cómo se mantienen las tradiciones, como el uso del kilt, conocido popularmente como falda escocesa. “Se usa mucho en las ceremonias, casamientos, cumpleaños”, contó el agente de viajes. A esto se suma la comida como el plato de vísceras dentro del estómago de la oveja, que parece desagradable y es muy rico muy rico”.

 

fuente: La Brujula 24