Claromecó: el cuerpo encontrado en el mar es el del kayakista desaparecido

Claromecó: el cuerpo encontrado en el mar es el del kayakista desaparecido

Finalmente, luego de los análisis de rigor, se determinó que el cuerpo hallado el miércoles por la tarde en el mar, a unas 5 millas náuticas de Claromecó, es el de Federico Saihueque, el joven kayakista de 25 años que se encontraba desaparecido desde el domingo 21 de enero.

Esto fue confirmado luego de los procedimientos que se realizan habitualmente en estos casos.

Los restos del joven van a ser inhumados este viernes a las 9 horas en el cementerio municipal de Tres Arroyos.

En la jornada del miércoles, un grupo de pescadores habían hallado un cuerpo cercano a la costa, flotando en el mar. Si bien se especulaba con la posibilidad de que perteneciera a Saihueque, no existía confirmación oficial. En ese momento, y luego del aviso a las autoridades, una embarcación de Prefectura Naval Argentina concurrió al sitio para proceder al rescate del cadáver.

Federico era buscado desde el pasado domingo 21 de enero, luego de que desapareciera en el mar con un kayak que había alquilado en la zona de Puerto Mosquito, a la vera del río Tres Arroyos. Desde entonces, no se supo más nada de él. Horas más tarde, los familiares del joven se percataron de su ausencia y radicaron una denuncia.

Dos días después, en medio de la búsqueda, la embarcación fue hallada a la deriva unos 30 kilómetros de la costa.

Dos días de duelo 

En forma oficial, la municipalidad de Tres Arroyos y la secretaría de Seguridad emitieron un comunicado en el que informaron que, luego de la autopsia dispuesta por la autoridad judicial correspondiente, finalmente familiares pudieron reconocer elementos pertenecientes a Federico Cuevas Saihueque en el cuerpo hallado en el mar. 

"Acompañamos a la familia Cuevas Saihueque en el dolor; solicitamos respeto y discreción a los vecinos", se indicó.

Además, la comuna decretó dos días de duelo ante la pérdida del joven, en los que se llevarán a cabo las actividades cotidianas guardando respeto y con las banderas a media asta. 

 

fuente: La Nueva con información de La Voz del Pueblo