Polémica por la sobrepoblación de caballos salvajes en el Parque Tornquist

Polémica por la sobrepoblación de caballos salvajes en el Parque Tornquist

En las últimas semanas escaló el nivel de discusión entre las partes por la proliferación de caballos cimarrones en el interior del Parque Provincial Ernesto Tornquist, lo que expuso las diferentes posturas antagónicas.

Desde un sector, mencionan que dañan el ecosistema serrano, mientras que por otra parte, recalcan que es necesaria llevar adelante una política responsable por parte del municipio para evitar caer en la matanza de las especies.

A propósito, el periodista de la comarca Carlos D’ Anna, dio detalles de la controversia en LA BRÚJULA 24: “Años atrás, algunos cuadros del Parque Provincial se usaron para pastoreo, entraban vacas sin dueño que rompían los alambrados y se mezclaban con los caballos”.

“Ese ganado sin ningún tipo de cuidado se convierte en salvaje e imposible de poder agarrar. El tema de los equinos, uno entiende parcialmente a los proteccionistas. Si uno recorre el Parque se ven animales lastimados porque se enganchan en los alambres, agusanados o sin ningún tipo de cuidado”, resaltó D’ Anna, en otro tramo de su charla con su colega Germán Sasso.

Y aclaró que “controlar a la población no significa matarlos. Los pumas, si van a cazar, son las crías de guanacos o chanchos, es difícil que encaren a un caballo. Ñandúes se ven menos, porque es más del llano. Y respecto al carpincho, aparece más cerca del Arroyo Negro, el cual viene de Pringles y es uno de los afluentes del Sauce”.

“El Parque Provincial está protegido por Ley y es fundamental que sea preservado. Cuando la población de caballos es grande, empieza a ser difícil recuperar todo aquello que come, lo mismo ocurre con los senderos que genera en los pastizales”, finalizó.

 

fuente: La Brujula 24