Los pasos para preparar auténticos tallarines caseros

Los pasos para preparar auténticos tallarines caseros

La tradición de los domingos tiene un sabor único: los tallarines caseros, una delicia que atraviesa generaciones. Desde el amasado matutino hasta el chapuzón en la olla burbujeante, cada paso es una obra de arte culinaria que merece ser celebrada.

Antes de comenzar con los detalles jugosos, recordemos una regla de oro: la calidad de los ingredientes marca la diferencia. Así que, antes de ponerte manos a la obra, asegurate de tener lo mejor en la despensa.

La base para cualquier tipo de pasta larga es la misma masa, variando únicamente en el corte que define la forma y grosor de los fideos. Desde los delicados “cuerda de guitarra” hasta los exuberantes “pappardelle”, hay un mundo de opciones para explorar.

Cómo hacer tallarines caseros

Existen infinitas fórmulas y recetas de masa para pasta. En líneas generales se suele utilizar harina 000 o 0000, que es el ingrediente que siempre hay en la alacena y la proporción que se usa es 100 gramos de harina por 1 huevo, por persona.

Pero los auténticos maestros de la pasta recomiendan un ingrediente secreto: el semolín o sémola de grano duro. Este toque mágico garantiza una textura perfecta y facilita el estirado de la masa. La sémola también añade un toque de color dorado y un extra de proteínas a tus tallarines, elevando su calidad a otro nivel.

Los líquidos a utilizar pueden variar según el plato deseado. Se pueden hacer fideos solo usando agua filtrada, se les pueden añadir huevos o hacer un mix de ambos. También se puede sumar pulpa de vegetales procesados para lograr más color y, obviamente, sabor. La masa también acepta ralladura de cítricos varios.


Una vez elegida la harina y el líquido a utilizar se procede al amasado. Se puede hacer en un bowl o directamente sobre la mesada. La idea es formar una especie de volcán o círculo con un hueco central. Allí se colocará el líquido y la sal y con la ayuda de la yema de los dedos se procederá a mezclar, de adentro hacia afuera, hasta que se forme una masa.

El amasado durará aproximadamente unos diez minutos, hasta que se sienta una masa tierna y suave. Se la deja tapada con un lienzo por media hora antes de estirarla. Este tiempo es necesario para que la masa se relaje y no tienda a acortarse.

Cómo estirar, secar y cocinar tallarines

El grosor depende del gusto de cada uno y de eso dependerá el tiempo de cocción de la misma. Para que se seque y quede resquebrajada, se aconseja cortar un trozo de masa y estirar con palote o con la máquina de pastas, mientras el resto permanece bajo el resguardo del lienzo.

Ahora sí, se pueden cortar con cuchillo del ancho que se desee. En el caso de los tallarines, también conocidos como tagliatelle, tienen como máximo 1 centímetro de grosor.


Mientras se siguen amasando y cortando más fideos, se pueden colocar los que estén listos sobre un lienzo con harina o sémola esparcida por encima. El tiempo de secado de la pasta larga es de menos de treinta minutos aproximadamente, para que no se partan al agarrarlos.

En cuanto a la cocción, hay que elegir la olla más grande de la casa y llenarla de agua salada. La proporción que se utiliza es de 10 gramos de sal por litro de agua. Cuando llegue al punto de ebullición se coloca la pasta suavemente y se revuelve con una pinza o cuchara de madera, lentamente, para que los fideos “naden” sin pegotearse unos con otros.

 

fuente: LB24 con información de Clarín