La crisis en Cirugía del Hospital Dr. José Penna pone en alerta a los municipios de la zona

La crisis en Cirugía del Hospital Dr. José Penna pone en alerta a los municipios de la zona

La crisis en el área de Cirugía del Hospital Interzonal Dr. José Penna, el centro de derivaciones médicas del sudoeste bonaerense, preocupa cada vez más a los municipios de la región. En casi todas las comunas hay pacientes en una lista de espera que, en lugar de disminuir, crece mes a mes.

El nosocomio provincial cuenta en la actualidad con dos quirófanos para atender cirugías programadas (las que no constituyen una urgencia) de Bahía Blanca y la zona, donde la población estimada ronda los 700 mil habitantes.

Según detalló el jefe de Cirugía del hospital, doctor Juan Ariel Bykaluk, el cuello de botella es cada vez mayor, ya que se anotan en lista de espera entre “100 y 150 pacientes por mes”, pero sólo se logra atender a un promedio de 30.

“Los que no son atendidos pasan a lista de espera, en la cual ya tenemos unos 1.200 pacientes”, lamentó en el programa Panorama, de LU2 Radio Bahía Blanca.

En el hospital hay ocho quirófanos listos. Sólo hay que equiparlos y disponer los recursos profesionales que trabajen en ellos.

“Si seguimos como estamos ahora, solo seguiremos aumentando la lista de espera sin resolver la situación. Todos nos llenamos la boca hablando de salud, pero no lo estamos solucionando”, alertó.

En la región los secretarios de Salud de los distintos municipios hablan con preocupación del tema y todos, en mayor o menor medida, reconocen que tienen pacientes en lista de espera para ser operados en el hospital interzonal.

“En Coronel Dorrego tenemos al menos 5 pacientes en lista de espera para efectuarse una intervención quirúrgica en el Penna. Nuestro hospital ha ampliado mucho sus prestaciones, pero esas personas necesitan un nivel de complejidad que hoy no tenemos aquí”, lamentó el doctor Santiago Braghero, director del Hospital Municipal de Coronel Dorrego.

“Por eso lo que está sucediendo en el hospital interzonal nos afecta mucho, a lo que se suma el problema que está ocurriendo en toda la provincia con los anestesistas”, añadió.

En el distrito –dijo- hay actualmente un solo anestesista, el cual trabaja de martes a viernes.

“Los fines de semana y lunes tenemos los equipos de cirujanos y equipamiento de quirófano, pero no anestesista, por lo que tenemos que derivar al Penna o a otros servicios de Bahía Blanca. La situación ha llegado a un punto crítico”, lamentó.

“Esto, sumado a los problemas del Penna, nos está complicando mucho. Hemos llegado al límite de que el municipio terminó haciéndose cargo del costo de una colonoscopía en un hospital privado porque el paciente no tenía obra social y el hospital provincial no nos otorgaba un turno”, resumió.

En cuanto al conflicto con los anestesistas, Braghero señaló que la entidad que los agrupa solicita salarios que exceden hasta en un 400% a los que perciben profesionales médicos de otras especialidades.

“Yo no sé si está bien o mal lo que piden, pero es muy desproporcionado respecto de lo que cobran otros médicos y respecto de lo que pueden pagar municipios como el de Dorrego”, detalló.

“Estos problemas son una deuda con la comunidad que debemos resolver cuanto antes. Es una decisión política”, analizó.

Otros funcionarios de Salud consultados por La Nueva. se manifestaron en términos similares, aunque solicitaron reserva de su identidad. “No queremos cargar contra el Penna, hospital con el cual trabajamos día a día”, explicó uno de ellos.

Menos derivaciones

El doctor Carlos Gabbarini, secretario de Salud de Coronel Rosales, dijo que la crisis del sector de quirófanos del Hospital Penna “no es nueva”, por lo cual hace unos años se tomó la decisión de equipar al centro de salud local para atender allí “la mayor cantidad posible de cirugías programadas”.

Esta es una de las estrategias que están llevando adelante en la zona para paliar la crisis del Penna.

“En 2015, cuando asumí el cargo, empezamos a planificar una complejización del hospital. De esta forma, logramos que hoy el 90% de las cirugías se hagan en el hospital municipal”, resaltó.

“A veces derivamos algún paciente mutualizado (con obras social) a algún centro privado, pero la enorme mayoría de las cirugías las hacemos en Punta Alta”, añadió.

Gabbarini dijo que varios municipios han seguido esta estrategia en materia de salud “en los últimos 4 o 5 años”.

“Empezamos a incursionar en prestaciones que antes no se hacían en los distritos, ya que se derivaban (a Bahía Blanca). Durante la pandemia de Covid-19, por caso, se abrió una sala de cuidados intensivos con tres camas, con una enorme inversión, y hoy nos brinda la posibilidad de hacer cirugías de alta complejidad”, remarcó.

El doctor Claudio Pastori, secretario de Salud de Villarino, refirió a La Nueva. que en ese distrito también se tomó la decisión de “hacer una mejora importante en los hospitales del distrito”.

“Incorporamos especialidades como endocrinología, infectología, neurología y más pediatras; es decir, armamos un segundo nivel de atención más grande –y también más costoso- para adelantarnos un paso y hacer menos derivaciones. Y ya estamos trabajando con el intendente Carlos Bevilacqua en nuevas inversiones, que él comunicará en breve”, indicó.

Pastori señaló que la conformación de esta “red de segundo nivel” se inició en junio de 2021.

"Sin embargo, la alta complejidad sigue estando en Bahía Blanca –aclaró-. En Villarino no tenemos terapia ni quirófanos”.

Una red intermunicipal

Además de ampliar sus propias prestaciones en salud, desde hace un tiempo los secretarios de Salud de la zona se están reuniendo para dar cuerpo a otra estrategia ante la crisis del Penna: conformar una red regional que permita suplir las carencias que pueda tener cada comuna.

Durante la pandemia, por caso, el municipio de Villarino firmó un convenio intermunicipal con el de Tornquist, lo que permitió derivar dos pacientes desde el distrito sureño al serrano cuando la terapia del hospital Penna estuvo saturada.

“Hoy ya se está hablando de extender esos convenios y crear una red regional amplia. Aún quedan muchas cuestiones por resolver, pero la idea es complementarnos entre todos”, indicó uno de los funcionarios consultados por este diario.

Las primeras reuniones surgieron a partir de un incidente que causó revuelo en Bahía y la zona semanas atrás: las versiones sobre el cierre de la terapia pediátrica del hospital provincial, que finalmente no se concretó.

 

fuente: La Nueva