Informe sanitario tras caso confirmado de rabia humana

Informe sanitario tras caso confirmado de rabia humana

En la mañana de este miércoles 19 de mayo, se desarrolló una reunión con autoridades de Zoonosis Urbanas de la provincia, Zoonosis rurales, Mesa de Zoonosis local y la coordinadora de Zoonosis de la Región Sanitaria 1, donde se debatió sobre las medidas a tomar luego de que el análisis postmortem de los tejidos de una persona fallecida con domicilio en Coronel Suárez, determinara que la causa del deceso fue rabia humana.

Según se indicó las acciones que se ejecutarán en territorio se basan fundamentalmente en continuar con el control epidemiológico en la región con estimulación de la vacunación masiva para perros y gatos dado que hasta el momento se estima que la cobertura vacunal es del 30%, por lo que se trabajará para abarcar una cobertura más amplia. Hasta la fecha se han vacunado, durante un período de 48 horas, 1417 animales y no se han identificado nuevos focos en animales silvestres analizados.

Además, puntualizar en la promoción de la denuncia temprana y a tiempo de las mordeduras tanto de perros como de gatos, con una consulta inmediata en la guardia médica local para poder determinar la denuncia, establecer posible foco y avistamiento del ejemplar bajo sospecha.

Cabe destacar que, para prevenir la ocurrencia de nuevos casos humanos o animales, desde el momento de la sospecha las autoridades sanitarias municipales , en articulación con referentes regionales y provinciales, realizaron actividades de vigilancia epidemiológica, prevención, control de foco y difusión sobre prevención de la rabia en animales donde participaron integrantes del área veterinaria municipal, SENASA, Distrito 12 del CVPBA, veterinarios del ámbito privado y ciudadanos de la localidad, con el apoyo de la Región Sanitaria 1, Zoonosis Rurales y Zoonosis Urbanas del Ministerio de Salud provincial.

Recordemos que la mujer, de 33 años, había consultado al servicio de salud el pasado 18 de abril por debilidad en miembros superiores y alteración de la sensibilidad. En los días posteriores se agregaron síntomas de excitación psicomotriz, cefalea, fotofobia, alteración sensorial y midriasis que evolucionó en un deterioro del nivel de la conciencia llegando al estado de coma.

Durante el interrogatorio a sus familiares surgió un antecedente de mordedura por un felino no doméstico (asilvestrado) a principios del mes de marzo que no habría sido objeto de consulta por parte de la paciente en ese momento. Por lo tanto, el 6 de mayo se remitieron al Instituto Nacional de Microbiología Dr. Malbrán muestras de líquido cefalorraquídeo, saliva y biopsia de piel ante la sospecha de encefalomielitis rábica, las cuales no detectaron virus o respuesta inmunológica asociada en ese momento.

Más info en http://bit.ly/informesanitario