El sábado aumenta la nafta: cuánto pasará a costar en Bahía Blanca

El sábado aumenta la nafta: cuánto pasará a costar en Bahía Blanca

 Los valores de la nafta y el gasoil experimentarán una suba que va del 7 al 10 por ciento en todo el país a partir del sábado, cuando las petroleras lleven a cabo una actualización de los precios y, además, comience a aplicarse el postergado incremento a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono.

   A partir de este aumento, y teniendo en cuenta los valores actuales de YPF, en Bahía Blanca la nafta común pasaría a costar entre 159,22 y 163,68 pesos por litro; la premium, entre $193,99 y $199,43; el gasoil común entre $164,03 y $168,63, mientras que el gasoil premium, entre $222,24 y $228,47.

   Esta sería la segunda suba en los precios en menos de un mes y medio. El 21 de agosto último, las petroleras -primero YPF y después las restantes- habían aplicado un incremento promedio de 7,5 %, que suponía un 8,5 % para las naftas y un 6 % para el gasoil.

   A partir de ese momento, en nuestra ciudad -tomando como ejemplo los valores de la petrolera oficial- el litro de nafta súper pasó a costar 148,80 pesos; la nafta premium, $181,30 pesos; el gasoil -que ya había experimentado una suba semanas atrás-, en tanto, pasó a valer 153,30 pesos el común, y $207,70 el premium. Estos valores se verían modificados en las próximas horas.

   Desde las estaciones de servicio se recordó que el precio por litro de la nafta súper en YPF aumentó un 45,5 % en lo que va del año, frente a una inflación acumulada -hasta agosto- de 56,4 %. Esto ya había sido advertido desde el sector, que viene reclamando que los aumentos se hagan en forma periódica, para no quedar tan atrasado respecto de la inflación y que las subas no sean tan importantes cuando se aplican.

   En cuanto al incremento en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), si bien se esperaba que las subas se aplicasen semanas atrás, el Gobierno Nacional había decidido postergarlas. 

   Según las estimaciones que se realizan en el sector, el aumento de los impuestos terminaría redundando en una suba de 4,20 pesos por litro en naftas, y de $3,10 en el gasoil, valores que estarían incluídos en la suba anunciada.

   La medida había sido dictaminada a través del Decreto 561/2022, que establecía que los incrementos proyectados para agosto terminasen siendo aplicados a partir de octubre. Incluso, se establecía que estos incrementos alcancen a la nafta sin plomo, lo mismo que a la nafta virgen y al gasoil.

   En agosto, como ya había realizado en varias oportunidades desde el año pasado, desde la Nación se indicaba que la decisión se debía, oficialmente, a “estabilizar el precio de un producto inelástico”.

Entre líneas, se entendía que la aplicación de estas subas terminaría repercutiendo en los valores de inflación.

   “Los incrementos (..) que resulten de las actualizaciones correspondientes al primer y segundo trimestres calendario del año 2021, surtirán efectos para la nafta sin plomo, la nafta virgen y el gasoil, a partir del 1 de octubre de 2022, inclusive”, señalaba el decreto. 

   En tanto, las subas “que resulten de las actualizaciones correspondientes al tercer y cuarto trimestres calendario del año 2021 y al primer, segundo y tercer trimestres del año 2022”, recién se aplicarían a partir del 1 de enero de 2023.

 

fuente: La Nueva