El ejemplo de Camila y Javier: pusieron de pie a la Biblioteca de su escuela destruida por las llamas

El ejemplo de Camila y Javier: pusieron de pie a la Biblioteca de su escuela destruida por las llamas

La iniciativa surgió cuando vieron en vivo, por las redes, que la escuela se estaba derrumbando por un incendio. "Mi hermana está haciendo su secundaria en la Agro y, sinceramente, no quería que no tuvieran biblioteca", dijo Camila. Ambos son compañeros de trabajo en una ferretería. Él tiene 21 años y ella, 24.


La Escuela Agrotécnica de Coronel Pringles se caía a pedazos, envuelta en llamas. Camila Piccinetti estaba viendo las imágenes sobre del incendio en vivo, con una horrible sensación.

"Fue muy triste porque todo aquel que haya ido a la Escuela Agrotécnica es imposible que no la ame. Mi hermana está haciendo su secundaria en la Agro y, sinceramente, no quería que no tuvieran biblioteca", dijo esta ex alumna quien cursó hasta 4to año en aquel edificio que el pasado 23 de mayo se desmoronó por completo producto del siniestro.
Ver a los profes tan tristes, imaginar la tristeza de Ivana, la directora de la escuela y de Graciela, la bibliotecaria la impulsó a la acción.

"Todos, pero todos, los que pertenecen al Agro saben el amor que se siente. En ese colegio, todas las autoridades y profes saben el nombre de cada alumno. No somos un número. Es una cosa hermosa", remarcó.

Enseguida, junto a su amigo y compañero de trabajo, Javier, abrió una convocatoria a la comunidad para reconstruir la Biblioteca, que había quedado literalmente convertida en cenizas.

"La comunidad respondió de manera excelente. La gente de Pringles es muy solidaria. Donaron muchísimos libros, enciclopedias, diccionarios, un monitor de computadora, impresoras, un DVD", dijo.

El propietario de una imprenta que vive en La Plata pero es de Pringles envió cajas con materiales de librería.

La Biblioteca se va a montar en el mismo colegio, aunque primero se construirá el edificio central que es donde funcionaban la preceptoría y la dirección.
El intendente de Coronel Pringles, en junio, entregó a las autoridades de la institución dañada 1 millón de pesos que se destinaron a la compra de materiales para la reconstrucción.

Llegaron a reunir tanto material que actualmente la recolección está suspendida hasta tanto la bibliotecaria pueda realizar el inventario con lo que ya tienen y evaluar qué les falta.

"La escuela es una gran familia y no me cabe duda que en poco tiempo ya va a estar todo reconstruido y hermoso como siempre", expresó.

Javier Sáez egresó de sexto en 2017 y realizó el séptimo en 2018 como técnico en administración agropecuaria.

"La comunidad respondió de una manera que no imaginábamos por suerte la gente es muy solidaria", dijo.

"Ver todo quemado, en vivo, y ver que ni siquiera las paredes servían fue triste, un gran impacto", comentó.

El ejemplo de dos jóvenes que supieron agradecer con acciones y devolver con amor todo lo recibido por su querida Agro.

 

fuente: La Nueva