Barrio por barrio, el mapa que muestra cuánto llovió durante el temporal de La Plata

Barrio por barrio, el mapa que muestra cuánto llovió durante el temporal de La Plata

La Comuna dio a conocer los datos definitivos de las mediciones realizadas por las estaciones meteorológicas y confirmó un pico de más de 150 mm de lluvia.

El día después de un nuevo temporal que afectó a muchos barrios de La Plata e inundó sus calles y casas, la Municipalidad informó cuál fue el total de agua caída. Etcheverry, Abasto, Villa Elvira, Olmos y Arana fueron las localidades más afectadas, donde incluso se llegaron a contabilizar más de 150 mm de agua llovida.

Más de 150 vecinos evacuados, calles anegadas, agua dentro de las casas y hasta árboles caídos fue el saldo de las históricas lluvias que azotaron a la región. La advertencia climática había comenzado el miércoles por la tarde y volvió a poner en el foco en la falta de obras de riesgo hidráulico y un plan de contingencia eficiente que llegue a todos los barrios de la región.

En ese marco, en las últimas horas la Dirección de Hidrometeorología de la Municipalidad dio a conocer un último parte oficial con las mediciones tomadas en las estaciones meteorológicas de la ciudad y confirmó que, en las zonas más afectadas, la cantidad de agua caída incluso alcanzó y superó largamente los 150 mm. Entre ellas se encuentran Etcheverry (158,7 mm), Abasto (148,1 mm)Villa Elvira (140,9 mm)Olmos (139,5 mm) Arana (138,9 mm).

En el mismo listado les siguen Plaza Olazábal (134,5 mm), Poblet (126,3 mm), San Lorenzo (126,1 mm), El Peligro (118,4 mm) y San Carlos (117 mm), así como también Parque Castelli (110,9 mm), Parque Alberti (109,4 mm), Tolosa (106,3 mm), Gonnet (103,7 mm), Los Hornos (103 mm), Villa Elisa (99 mm), City Bell (90,2 mm), Arturo Seguí (88,5 mm), Melchor Romero (88 mm) y Los Porteños (72,5 mm), que completan el registro.

La del último jueves fue una de las tormentas más fuertes de los últimos 60 años y aunque se mantienen las guardias activas en las delegaciones, la asistencia a familias afectadas y las tareas en la vía pública, el pronóstico del clima es alentador, las lluvias finalmente cesaron y hasta volvió el sol.

"Cayeron alrededor de 140 milímetros en 12 horas", sostuvo el intendente Julio Garro, tras el temporal y agregó: "Desde el primer momento acompañamos y estuvimos a disposición de los vecinos para asistirlos en lo que necesiten". "Con esa cantidad de agua es inevitable que se presenten algunas dificultades y en algunos casos hemos tenido que trasladar a los vecinos desde sus casas a centros de evacuación para atenderlos hasta que puedan volver a sus viviendas", explicó el jefe comunal en medio de los operativos para ayudar a los vecinos más golpeados por las inundaciones.

CRÓNICA DE UNA JORNADA DE ANGUSTIA Y LLUVIAS SIN RESPIRO

La cronología de esta inundación que padecieron los platenses comenzó el martes por la tarde, cuando la Dirección de Hidrometeorología local emitió un nivel de atención de riesgo (NAR) amarillo por la llegada de tormentas a la ciudad. "Las condiciones desmejorarán mañana (en referencia al miércoles) con la chance de precipitaciones y tormentas, especialmente hacia la tarde/noche y madrugada del jueves, algunas podrían ser de fuerte intensidad y estar acompañadas de ráfagas y ocasional caída de granizo", informaron los expertos locales a través de las redes sociales.

Durante la jornada del miércoles, la lluvia se hizo sentir con fuerza la periferia de la ciudad y varios vecinos reportaron la caída de granizo de gran tamaño. "Durante todo el día tendremos tormentas dispersas en forma temporaria, alguna muy aislada puede ser fuerte. Hacia la noche, precediendo a un frente frío, las tormentas fuertes y de corta duración serán el fenómeno dominante hasta que mejore gradualmente en la mañana del jueves", avisaron desde la Comuna.

Lamentablemente, la advertencia se cumplió: una gran tormenta llegó en las primeras horas del jueves y se prolongó hasta las 15. De acuerdo con los datos oficiales, los niveles de precipitación que se registraron fueron "un fenómeno climático histórico", a raíz de que hace 68 años no se tenía constancia de una lluvia de esta intensidad durante el mes de agosto.

Además, el Municipio informó que durante la madrugada y hasta las 16 se registró un acumulado de agua de lluvia que alcanzó los 158.5 milímetros en algunas zonas de la ciudad, lo cual ocasionó diversos inconvenientes

En diálogo con 0221.com.ar, el titular de la Dirección de Hidrometeorología local, Mauricio Saldívar, explicó: "Todos los modelos indicaban que iba a llover en un rango de precipitaciones que variaba entre 20 y 60 milímetros. Tomamos siempre la peor hipótesis, los 60 milímetros, en este caso. Por eso, el día martes el Intendente, a través del Secretario de Gobierno, convocó al Comité Operativo de Emergencia Municipal (COEM). Estuvimos reunidos, planificando cómo se iba a enfrentar este evento, y el mismo martes sacamos las alertas e hicimos videos para comunicar la situación, indicando que esperábamos precipitaciones fuertes y que el peor momento iba a ser entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves".

Lo cierto es que, a pesar de todas las advertencias, en La Plata se vivieron momentos de preocupación y angustia al ver cómo el agua iba subiendo cada vez más e ingresaba a las casas.

INUNDACIONES, EVACUADOS Y CRECIDA DEL RÍO

Con el correr de las horas, las lluvias y tormentas eran cada vez más intensas y comenzaron los primeros reportes de inconvenientes en la zona Oeste del Partido. En ese marco, una importante cantidad de vecinos fue testigo de cómo las calles de sus barrios estaban anegadas y el agua se llevaba por delante todas sus pertenencias. "Se fueron un montón de vecinos con los nenes. Nosotros nos vamos a quedar igual porque corremos con el riesgo de que nos roben todo. Es triste la realidad que vivimos, pero es así", había expresado Mónica, una vecina afectada de 52 y 149, durante la jornada. 

Lo único que podía verse en medio de la intensa lluvia era a los vecinos saliendo de sus casas y caminando con mucho cuidado para no caer en una zanja. "Esto pasa siempre", declaró un adolescente que hacía fuerza para que su bicicleta no se frene en el barro.

Este tipo de testimonios se fueron replicando una tras otro. El dolor por lo que estaba sucediendo podía verse en los ojos de cada uno de los damnificados. "Otra vez nos dejaron solos", se lamentaba un anciano, que juntaba fuerzas para sacar sus pertenencias de una casilla.

Las imágenes de lo que estaba ocurriendo en los barrios de La Plata ya copaban los zócalos de los noticieros más importantes del país. Al ver la gravedad de los acontecimientos, clubes y organizaciones de la ciudad comenzaron a abrir sus puertas para funcionar como centro de asistencia. La información con los puntos de recepción de personas y donaciones corrió como reguero de pólvora en los grupos de WhatsApp.

Por su parte, el Municipio dispuso de manera preventiva de tres centros de asistencia en el Centro de Fomento Los Hornos de 137 y 63, el Club Circunvalación de 7 entre 77 y 78 y Melchor Romero, en 517 entre 171 y 172. De acuerdo con los datos oficiales, fueron evacuados 150 vecinos. "Les pedí a cada uno que se pongan a disposición total de los platenses. Esta es una lluvia histórica por la época del año en la que estamos, pero aun así es importante llevar tranquilidad a cada vecino. No dejemos que los fantasmas del pasado nos asusten. Estamos trabajando para que a nadie le faltan nada y ningún platense se sienta solo. Poco a poco iremos llegando a cada casa para brindar la asistencia que necesiten", fueron las palabras del intendente Julio Garro, luego de encabezar una reunión de urgencia con el Comité de Crisis de la ciudad.

Las escuelas y las facultades de la UNLP, en tanto, se vieron obligadas a suspender el dictado normal de sus clases por la cantidad de lluvia que ingresó por los techos de los establecimientos y para evitar que los alumnos tengan que salir de sus casas por calles anegadas.

En medio de las complicaciones y los operativos municipales, el organismo conduce Saldívar elevó el alerta a naranja y remarcó que la ciudad "atravesó un evento extremo de precipitaciones, con récord de precipitación en 24 horas, con el agravante de que la mayor parte de esas precipitaciones se han dado en un rango de ocho horas".

Por si esto fuera poco, la crecida del Río de la Plata impedía que arroyos como el Maldonado y del Gato comenzaran a drenar. "Tenemos lluvias intensas y por eso el caudal es mayor y no puede drenar de manera normal como lo podríamos ver si el Río no tuviera esa altura", le dijo a 0221.com.ar la subsecretaria de Gestión del Riesgo de la Municipalidad de La Plata, Martina García. En ese sentido, remarcó: "Por eso se va a ver que los arroyos están con mucho caudal, no tanto por la lluvia sino porque el río está creciendo. Los arroyos no pueden drenar hacia el río".

A raíz del temporal, el gobernador Axel Kicillof se comunicó con Garro y puso a disposición todos los recursos provinciales, además de instalar un Comando de Incidencias con base en el Estadio Único. Desde ahí se coordinaron acciones de asistencia entre Bomberos, Dirección de Rescate de la Policía y Defensa Civil, en coordinación con más áreas del gabinete provincial.

Pasadas las 15, las autoridades actualizaron la situación y el Río de la Plata efectivamente bajó. Con el correr de las horas esto se vio reflejado en la bajante de los arroyos de la ciudad, que amenazaron e ingresaron en las viviendas cercanas a su ribera. A las 18 cesó el alerta naranja y sobre el cierre de la jornada finalmente cesó el Nivel de Atención del Riesgo por completo, pero en los barrios de la región quedaron secuelas de una nueva inundación y la angustia de cientos de vecinos que, con la última gota de aliento, volvieron a sus casas para salvar lo poco que quedaba de sus pertenencias.

 

fuente: 0221